Reconocen a maestros alfareros con el Premio de Cerámica de Mata Ortiz 2018

Con 28 ganadores en 10 categorías, se realizó la vigésimo primera edición del Concurso de Cerámica de Mata Ortíz 2018, en la antigua estación del ferrocarril de Mata Ortiz.

Con la presencia de la directora de Fomento y Desarrollo Artesanal del Estado de Chihuahua (FODARCH), Isela Martínez; José Carlos González, subdirector de Turismo de Casa Grandes; y María Azucena Villarreal, presidenta del jurado calificador, se entregaron los resultados de la contienda.

También estuvieron en el evento Guillermo Soto, recaudador de rentas de Casa Grandes; Israel Ortiz, subdirector de Proyectos Productivos del FONART; Rafael Lucero Ortiz, director de Política y Desarrollo Social; y Georgina Chávez Prieto, representando al Instituto Chihuahuense de las mujeres.

Isela Martínez agradeció durante sus palabras inaugurales que el pueblo de Juan Mata Ortiz haya abierto durante más de veinte años sus puertas para un evento tan importante en el norte del país, y para el sector artesanal de México.

Además destacó la importancia de impulsar a los artesanos y reconocer el trabajo que realizan, gracias al cual han logrado tomar identidad y darse a conocer por el mundo.

“Este concurso es uno muy distinto a lo que se puede ver en otras comunidades artesanales, tenemos verdaderas obras de arte, piezas que merecen un escenario de gran nivel”, destacó la directora de FODARCH.

Por su parte, el director de Turismo de Casas Grandes resaltó la trayectoria del evento, así como lo que representa a nivel nacional.

“Con veintiún años de trayectoria, este concurso se ha convertido en uno de los más longevos y con más historia del estado y del norte del país, atrayendo la atención de connacionales y extranjeros por la calidad de su muestra”, comentó.

Entre los ganadores estuvo María Gabriela Rodríguez Quezada, una artesana originaria de Mata Ortiz, quien se hizo acreedora del Premio de Excelencia, el máximo galardón que se entrega en el Premio de Cerámica de Mata Ortiz.

Su pieza, que mezcla dos tipos de barro, le llevó sólo en pintura seis semanas, pero se mostró contenta de que su trabajo haya obtenido recompensa.

“La verdad estaba muy nerviosa, porque fue  muy trabajo y un gran riesgo, pero gracias a Dios se pudo”, aseguró la ganadora.

Al final del evento se entregaron reconocimientos a los primero tres lugares y cada categoría. Luego de eso, el público y el presídium pasaron al interior de la estación del tren para observar las piezas que fueron enviadas al concurso.

Por: Redacción

Notas recientes

Facebook
Comentarios