Dakota Johnson se aleja del estereotipo erótico y apuesta por el cine independiente

Después de estrenar en el mismo Festival Internacional de Cine de Sundance, donde se había presentado el tema de una familia sordomuda con la última ganadora del Oscar “Coda”, Dakota Johnson llega ahora con la historia de la madre de una niña autista en ‘Cha Cha Real Smooth’. Con una clásica producción independiente logra alejarse del estereotipo erótico que ganó con “50 Sombras de Gray”, aunque no pueda evitar la fama heredada por ser la hija de Don Johnson y Melanie Griffith, además de haber tenido a Antonio Banderas como padrastro.

-¿Es cierto que además de ser la protagonista también cumpliste el rol de productora en “Cha Cha Real Smooth”?-

“Sí. En realidad tengo otra socia productora que había conocido al director, Cooper Raiff, y me insistió que lo viera a él en ‘Shithouse’. Era la época en que yo todavía estaba filmando con Maggie Gyllenhaal ‘The Last Daughter’, en Grecia. Y después de verlo pedí una reunión al día siguiente.

“Ahí fue que me contaron la idea de ‘Cha Cha Real Smooth’. Y en ese entonces solo era una semilla, ni siquiera una idea. Y dije que me encantaría producirla para llevar la idea al cine”.

-¿La idea era solo ser la productora o desde el principio pensaste en ser también la protagonista?-

“Habíamos quedado en que yo iba a interpretar el personaje de la madre, Domino. Y en un primero momento, él no iba a trabajar como actor. Pero yo quise que trabajara conmigo porque el personaje protagónico es muy parecido a él. Y recién después, empezamos a buscar juntos al resto de los otros actores”.

El director Cooper Raiff es el joven actor que acompaña a Johnson en “Cha Cha Real Smooth’” y al escribir el guion debe haber cumplido el sueño de muchos admiradores al ilustrar el amor que tiene por ella, a pesar de la diferencia de edad. La gran diferencia es que en la ficción de la historia, ella está casada con una hija autista, cuando él trata de conquistarla en una fiesta, con la gran excusa de sacar a bailar a la hija y acercarse todavía más cuando logra demostrar que bien podría ser el padrastro, al convertirse en su ‘babysitter’”.

-¿A quién se le ocurrió empezar la historia con una fiesta judía como el famoso Bat Mitzvah donde se conocen los personajes de “Cha Cha Real Smooth”?-

“Fue una idea de Cooper aunque él no siquiera es judío, pero contó que en la escuela solía ir todos los fin de semanas a uno diferente. Y nos pareció muy divertido la idea de un joven de 22 años que ayuda a ser adultos a los adolescentes de 13 años. Y aunque no sea judío, sabe todo el trabajo que hay detrás y él dice que ahí también tuvo su primer beso. Por eso es que la idea resulta tan dulce como romántica”.

-¿No tuvieron problemas durante el rodaje de la fiesta en medio de las restricciones de las Pandemia del covid?-

“Y... hubo barreras, seguro. No pudimos contratar la cantidad de extras que queríamos, pero fue igual me divertí mucho con esas escenas. Durante el covid tuvimos que reimaginar todo, como conseguir un shopping abandonado en Pittsburgh para poder usar diferentes áreas donde podíamos convertirlo en otras fiestas de Bar Mitzvah. También filmamos en áreas pequeñas con mucha gente, para ir a otra área donde usábamos el rostro de gente que habíamos filmado, pero volteados al otro lado. No los veías. Fue como jugar al Tetris con los actores que había detrás de escena. Y por suerte no tuvimos que cerrar la producción en medio de la pandemia. Eso fue maravilloso”.

-¿El director, actor y guionista Cooper Raiff te conquistó desde el primer momento, tal cual como en la ficción, para convencerte de filmar “Cha Cha Real Smooth?”-

“(Risas) Como persona, es único. No conozco a nadie como él. Y la forma en que ve el mundo... la forma que escribió el guion de ‘Cha Cha...’ tiene una voz muy particular, con gran corazón, por la forma que estudia a la gente. La relación entre mi personaje y él, o la relación entre mi personaje y la hija, es muy especial, algo para nada común en el cine, aunque sea muy común en la vida real. Por eso es tan importante que hoy se vea semejante historia en una pantalla de cine”.

-¿Y cómo fue la relación con la actriz que interpreta a tu hija autista, Vanessa Burghardt?-

“Fue maravilloso porque Vanessa planteaba las preguntas más puras, en todo, por ser su primera película. Nunca antes había estado en un estudio de cine y preguntaba todo tipo de cosas, pero al momento de trabajar llegaba totalmente preparada. Y fue muy cómodo trabajar con ella”.

-¿Y en tu caso, hasta qué punto influyó la decisión de trabajar en cine, el hecho de tener padres como Melanie Griffith y Don Johnson, además de haberte criado también con Antonio Banderas como padrastro?-

“Mis padres no querían que yo tuviera nada que ver con el cine. Mi primera película la filmé cuando era muy jovencita, solo porque mi madre (Melanie Griffith) era la protagonista. Se llamaba ‘Crazy in Alabama’, actué como la hija. Y mi padrastro (Antonio Banderas) había sido el director. Pero después nunca más volví a trabajar de nuevo como actriz, hasta los 18 años”.

-En ‘The Last Daughter’ habías interpretado otra madre joven como esta vez, en ‘Cha Cha Real Smooth’ ¿Sin ser madre en la vida real, te inspiras en el deseo de serlo o en tu madre Melanie Griffith?-

“Bueno, tengo dos hijos escondidos debajo de la mesa (Risas). Es que mi mejor amiga es mamá de dos hijos que son mis ahijados. Y si tengo que interpretar a una madre en el cine, es por haberla visto a ella como mamá. Por haberle preguntado de todo, desde lo que se siente muy adentro o por simplemente verla. Yo también crecí con muchos hermanos. Pero claro, no soy madre todavía. No tengo mis propias experiencias para revivir, pero habiendo tenido tantos hermanos, crié muchos de ellos y los sigo criando incluso hoy, como si fuera una madre”.

Con información de Vanguardia

Por: Redacción2
Comentarios