La ONU aprueba investigar crímenes de guerra de Rusia en Ucrania

Rusia sufrió este jueves un importante revés en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU con la aprobación por una aplastante mayoría de una resolución que instruye a una comisión investigadora a que centre sus pesquisas en los crímenes contra civiles en zonas de Ucrania que estuvieron bajo control ruso, principalmente en localidades de la periferia de Kiev, como Bucha, cuya imagen de civiles ejecutados con las manos atadas causaron indignación mundial por el salvajismo de las tropas del presidente Vladimir Putin.

Los miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobaron por una abrumadora mayoría (33 a favor y dos en contra) una resolución para ordenar que una comisión de investigación estudie los hechos ocurridos en las regiones que fueron ocupadas durante un tiempo por los invasores rusos y que tras su retirada dejaron al descubierto los crímenes cometidos.

Incluso aliados de Rusia, como Cuba y Venezuela, prefirieron abstenerse a oponerse a una decisión que ahonda la presión política sobre Moscú, en circunstancias en que cada vez más crímenes contra la población indefensa han salido a la luz en áreas donde las tropas rusas tuvieron el control en las primeras cuatro a seis semanas de la guerra.

China se alinea con Rusia

China y Eritrea fueron los únicos países que votaron en contra de la resolución que aborda estas cuestiones, marcando un giro en el caso de China, que en el anterior debate sobre Ucrania se había abstenido a la hora de la votación.

“Hemos observado que en los últimos años ha aumentado la politización y la confrontación en el Consejo, lo que ha afectado gravemente a la credibilidad, la imparcialidad y la solidaridad”, dijo el embajador Chen Xu.

Al explicar su posición, la delegación china dijo que considera que la resolución equivalía a "añadir más leña al fuego" y la criticó porque "no apoya ni el diálogo ni la negociación".

“Las más horribles violaciones”

“Las zonas que han estado bajo la ocupación rusa a finales de febrero y marzo han sufrido las más horribles violaciones de los derechos humanos en el continente europeo en décadas”, dijo al Consejo de la ONU, Emine Dzhaparova, viceministra primera de Relaciones Exteriores de Ucrania.

Mientras hablaba por videoconferencia, sostuvo un dibujo que, según dijo, había hecho un niño de 11 años que fue violado delante de su madre. “En realidad, perdió la capacidad de hablar después y la única forma de comunicarse es con líneas negras”, afirmó.

“Demonizan a Rusia”

Un portavoz de la misión diplomática rusa no respondió a una petición de comentarios sobre su relato.

Rusia, que niega haber cometido abusos en lo que denomina su “operación militar especial” en Ucrania, dejó vacío su asiento en el Consejo con sede en Ginebra en señal de protesta.

“En lugar de discutir las verdaderas causas que llevaron a la crisis en este país y buscar formas de resolverlas, el ‘Occidente colectivo’ está organizando otra rutina política para demonizar a Rusia”, dijo el embajador de Moscú ante la ONU en Ginebra, Gennady Gatilov, en una declaración enviada por correo electrónico antes de la votación.

Rusia fue suspendida del Consejo de 47 miembros el mes pasado por acusaciones de violaciones en Ucrania, aunque Moscú dice que fue él quien dejó el puesto.

En la misma sesión, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, dijo que había muchos ejemplos de posibles crímenes de guerra en el país desde el inicio de la invasión rusa, y afirmó que se habían recuperado hasta ahora mil cadáveres en la región de Kiev.

“La magnitud de los asesinatos ilegales, incluidos los indicios de ejecuciones sumarias en las zonas del norte de Kiev, es espeluznante”, afirmó.

Medio millón en paradero desconocido

La misma resolución le pide a Rusia que permita que las organizaciones humanitarias tengan acceso inmediato y sin restricciones a las personas que han sido transferidas contra su voluntad de Ucrania a Rusia o a regiones del este del primer país que ya no están bajo el control de Kiev sino de grupos separatistas.

En una intervención previa en esta sesión por videoconferencia, la viceministra de Exteriores de Ucrania, Emin Zaparova, señaló que medio millón de civiles ucranianos han sido deportados a Rusia y están en paradero desconocido.

La idea de este grupo investigador es recoger pruebas y establecer responsabilidades para que los autores, tanto físicos como intelectuales de las exacciones, sean juzgados por un tribunal competente cuando llegue la hora.

Con información de Crónica

Por: Diana Valenzuela
Comentarios