¿Una persona vacunada puede contagiar el COVID-19?

Después de casi dos meses, los datos israelíes empiezan a confirmar lo que Pfizer ya sabía: su vacuna contra el coronavirus detiene el COVID-19 sintomático y grave. Entonces, ¿por qué en Israel, donde hay más de 4,6 millones de personas que ya recibieron al menos una dosis de la vacuna, se sigue usando mascarilla?

Porque los expertos aún no están seguros de que las vacunas prevengan los casos asintomáticos, es decir, que contraigan el virus pero no presenten síntomas. Si las personas que se vacunan pueden seguir contrayendo el coronavirus y transmitirlo a otros, será difícil detener la propagación del COVID-19. Si las personas se infectan silenciosamente con el coronavirus, podrían transmitirlo, enfermando potencialmente a las personas que no son inmunes.

Según detalla Jerusalem Post, cada vez hay más pruebas de que las personas que se vacunan no transmiten mucho el virus, si es que lo hacen... Aun cuando un modelo desarrollado por los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en enero demostró que las personas asintomáticas transmiten más de la mitad de los casos del nuevo coronavirus.

La vacuna ideal es aquella que produce lo que se conoce como inmunidad esterilizante, lo que significa que el sistema inmunitario es capaz de impedir que un patógeno, incluidos los virus, se replique en el organismo. No todas las vacunas alcanzan este nivel. Por ejemplo, las vacunas contra el sarampión y la rubéola lo consiguen. La vacuna contra la hepatitis B no lo hace.

Aunque desde el punto de vista científico se intuye que la vacunación reduciría la infección y la transmisión, y los indicios preliminares sugieren que la vacuna hace al menos algo de ambas cosas, según Cyrille Cohen, jefe del laboratorio de inmunoterapia de la Universidad de Bar-Ilan, aun falta pruebas y advierte que se trata de estudios sumamente difíciles de realizar.

Tener la respuesta tendría “implicaciones obvias” e “importantes” en la vida cotidiana de las personas, dijo Eran Segal, biólogo computacional del Instituto de Ciencias Weizmann. Esto se debe a que, para lograr la inmunidad de grupo, la vacuna tendría que impedir la transmisión. Cuanto más circule el virus, explicó, más oportunidades tendrá de mutar de forma que aumente su capacidad de propagación -como la variante británica- para que la gente enferme o se haga resistente a la vacuna.

“Si hay personas que vienen del extranjero y se sabe que solo hay una pequeña posibilidad de que transmitan el virus, no tendrían que estar en cuarentena”, explicó Segal. “Pero si se sabe que hay una posibilidad no despreciable de que puedan transmitir el virus, entonces hay que prestar atención, debido a las variantes”.

“Todo el mundo debe seguir siendo precavido”, dijo al medio israelí el profesor Gili Regev-Yochay, director de la Unidad de Epidemiología de Enfermedades Infecciosas del Centro Médico Sheba de Tel Hashomer. “Las cosas son más complicadas ahora porque la gente cree que está vacunada y que todo está bien, así que es más difícil conseguir que se pongan las mascarillas. Pero es necesario porque sabemos que algunas personas se infectarán y serán asintomáticas. Y esas personas pueden transmitir la enfermedad.

“El problema es que si no todo el mundo está vacunado o hay personas inmunodeprimidas, aunque estén vacunadas la vacuna es menos efectiva, pueden contraer la enfermedad”, continuó.

Regev-Yochay dijo que varios equipos de investigación israelíes están estudiando ahora la cuestión de la transmisión tras la vacunación contra el coronavirus y “los resultados parecen muy prometedores”.

En su informe original, Moderna mostró resultados positivos en cuanto a que las personas que se infectan tienen menos probabilidades de transmitir la enfermedad. Durante su ensayo clínico de fase III, los investigadores de Moderna hicieron un frotis a los participantes para ver si tenían el virus cuando acudían a su segunda inyección y luego compararon los resultados de los que recibieron la vacuna frente al placebo.

Observaron un descenso de dos tercios en el número de infecciones asintomáticas entre las personas que recibieron la primera inyección en comparación con las que recibieron el placebo. En un suplemento proporcionado a la FDA, se mostró que 14 de las 14.134 personas vacunadas tenían casos asintomáticos de coronavirus en ese momento, frente a 38 de las 14.073 del grupo de control.

Sin embargo, éste no era el objetivo principal de la investigación de Moderna. Sólo se realizaron dos pruebas a las personas -al principio y antes de la segunda inyección, con un mes de diferencia-, por lo que es posible que no se haya detectado la infección.

La Universidad de Oxford, en su ensayo clínico para AstraZeneca, también examinó a los participantes para detectar el virus. Diferentes informes de la universidad mostraron una reducción de entre el 49% y el 67% de pruebas positivas entre los vacunados en comparación con los no vacunados.

A principios de esta semana, la revista médica Lancet, revisada por expertos, publicó un informe SIREN (evaluación de la inmunidad y la reinfección del SARS-COV2) realizado por Public Health England, en el que se evaluaba al personal que trabajaba en hospitales financiados con fondos públicos en el Reino Unido. El estudio midió el impacto de una dosis única de la vacuna de Pfizer durante un periodo de ocho semanas y encontró “fuertes evidencias de que la vacunación de adultos en edad laboral reducirá sustancialmente la infección asintomática y sintomática del SARS-CoV-2 y, por tanto, la transmisión de la infección en la población”.

En concreto, el informe mostró que se produjeron 977 nuevas infecciones durante 710.587 días-persona de seguimiento en el grupo no vacunado, una densidad de incidencia de 14 infecciones por cada 10.000 días-persona. En el grupo vacunado, 21 días después de la primera dosis, hubo 71 nuevas infecciones, una tasa de incidencia de ocho por 10.000 personas-día de seguimiento, y nueve nuevas infecciones siete días después de la segunda dosis, una tasa de incidencia de cuatro por 10.000 personas-día de seguimiento. El tiempo-persona, tal y como lo describe el Instituto de Salud Pública de Carolina del Norte, es una estimación del tiempo real de riesgo que todos los participantes aportaron a un estudio.

“Tras controlar otros factores de riesgo, la eficacia de la vacuna contra la infección 21 días después de la primera dosis de la vacuna de Pfizer en la población general del estudio fue del 70% y aumentó al 85% siete días después de la segunda dosis”.

El personal fue sometido a pruebas de PCR independientemente de los síntomas para detectar la infección asintomática.

En Israel, donde casi 4,6 millones de personas han recibido al menos una vacuna, también empiezan a surgir datos. Un estudio prepublicado por el Ministerio de Sanidad y Pfizer que se dio a conocer a través de los medios de comunicación mostró que la vacuna reduce la infección, incluida la asintomática, en un 89,4% en las personas que recibieron dos dosis de la vacuna en comparación con las que no se vacunaron.

Sin embargo, como se ha señalado, el informe completo aún no se ha publicado y algunos científicos han dicho que la metodología del informe puede haber llevado a una sobreestimación del efecto de la vacuna.

Por otra parte, un informe de Sheba que se publicó en la revista Lancet a principios de este mes descubrió que entre más de 7.000 trabajadores sanitarios que recibieron su primera dosis de la vacuna de Pfizer en enero, se produjo una reducción del 75% de los casos de coronavirus en un plazo de 15 a 28 días. Regev-Yochay dijo que sólo 170 personas se infectaron durante el periodo de dos semanas. De los que contrajeron el virus, 99 mostraron síntomas. Ochenta y nueve de los enfermos no estaban vacunados.

También hay otra consideración cuando se trata de la transmisión del virus, y es la carga viral: La cantidad de virus que se puede medir en un paciente, lo que determinará la cantidad de virus que está diseminando en el aire cuando respira o tose. Cuanto menos virus propague, menos personas tendrán la posibilidad de contraer el virus a través de usted.

Todavía se desconoce el efecto de la vacunación sobre la carga viral en las infecciones por coronavirus después de la vacunación, pero también están empezando a aparecer algunos estudios al respecto. Un artículo publicado a principios de este mes en Medrxiv, un sitio web de ciencias de la salud no revisado por pares, por investigadores del Instituto Tecnológico Technion-Israel y los Servicios de Salud Maccabi, informó de que la carga viral media disminuyó sustancialmente 12 días después de la vacunación.

“Analizando los resultados de las pruebas de SARS-CoV-2 tras la inoculación con la vacuna de ARNm BNT162b2 [la vacuna de Pfizer], encontramos que la carga viral se reduce cuatro veces para las infecciones que se producen entre 12 y 28 días después de la primera dosis de la vacuna”, decía el informe. “Estas cargas virales reducidas insinúan una menor infecciosidad, lo que contribuye aún más al impacto de la vacuna en la propagación del virus”.

El informe se basó en un estudio de observación, no en un ensayo clínico aleatorio. Como tal, tenía varias limitaciones.

Además, este mes, uno de los mayores laboratorios de análisis del país, MyHeritage, publicó un estudio en el que se comparaba la carga viral de unos 16.000 resultados positivos de pruebas entre el 1 de diciembre y el 30 de enero. El estudio pretendía evaluar si había diferencias entre la cantidad de virus presente en las personas mayores de 60 años -las primeras en vacunarse en el país- y las de entre 40 y 59 años, que empezaron a vacunarse más tarde.

El laboratorio, junto con investigadores de algunas de las principales universidades de Israel, consideró cuatro ventanas de dos semanas de duración, las tres primeras antes de que la mayoría de la población de mayor edad se hubiera vacunado.

Israel inició su campaña de vacunación el 20 de diciembre con los trabajadores médicos y los ancianos, por lo que al final del periodo de prueba, alrededor del 80% de las personas mayores de 60 años en Israel habían recibido al menos una vacuna, en comparación con alrededor del 30% o 40% de las personas de 40 a 59 años.

Según el estudio, en las dos últimas semanas, los mayores de 60 años presentaban una carga viral inferior entre el 50% y el 95%.

Sin embargo, también en este caso había limitaciones, como que los investigadores no sabían si las personas sometidas a la prueba del coronavirus habían sido vacunadas en absoluto, y menos aún con una o dos vacunas.

Cohen, de Bar-Ilan, dijo que también han surgido pruebas anecdóticas en el país a medida que más personas se vacunan. “Sabemos, por ejemplo, que hubo una anécdota en la que dos personas del sector sanitario que se vacunaron se infectaron con el virus, pero nadie en su entorno inmediato en casa o en el trabajo se contagió de estas personas”, dijo Cohen. “De alguna manera, la vacuna fue protectora”, continuó. “Pero esto es sólo una anécdota. En la ciencia, necesitamos pruebas reales, y es muy difícil hacer esos estudios.”

Como se ha señalado, los ensayos originales de Pfizer, Moderna o AstraZeneca no se crearon para responder a esta pregunta. Más bien estaban destinados a determinar la seguridad y la eficacia de sus candidatos a vacunas.

Normalmente, en este tipo de ensayos clínicos, los voluntarios se dividen en dos grupos: uno que recibe la vacuna candidata y otro un placebo. Una vez que el número alcanza una masa crítica preestablecida en el ensayo, los investigadores comparan los dos grupos para ver si a los que recibieron la vacuna auténtica les fue mejor.

Pfizer y Moderna informaron de una eficacia superior al 90%, y los efectos secundarios se consideraron leves y poco importantes.

La razón por la que no se hacen estudios de transmisión en la primera fase es que llevan mucho tiempo y son difíciles de realizar adecuadamente. Los expertos estiman que la prueba de la reducción de la transmisión tardará al menos varias semanas, si no años.

“No es casualidad que Moderna y Pfizer no hayan establecido la prevención de la transmisión como uno de sus objetivos principales o secundarios en los estudios clínicos de la vacuna, porque realmente llevan tiempo”, dijo Cohen. “Hay que seguir a las personas vacunadas durante un largo periodo de tiempo y determinar si infectaron a otras personas”.

Segal dijo que otra forma de hacerlo es rastrear una gran cohorte de decenas de miles de personas desde el momento en que se vacunan, examinándolas cada semana para ver si realmente se infectaron.

“Esto no va a terminar hasta que termine”, dijo Regev-Yochay sobre la pandemia al Jerusalem Post. “Todavía no estamos ahí”.

Con información de Infobae

Por: Redacción2

Encuesta

En algunos estados del país, el precio de la tortilla de maíz podría llegar hasta los 24 pesos debido a que las grandes comercializadoras acaparan el grano desde que inició la pandemia de CODIV-19. ¿Qué opina?

Notas recientes

Facebook
Comentarios