México ya es el país que más ha subido de peso durante la pandemia de COVID-19

De acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México es el país de América Latina que tiene la mayor tasa de sobrepeso y obesidad entre su población. Aproximadamente, uno de cada tres adultos mexicanos padece esta enfermedad, lo cual ha desencadenado otros padecimientos, como la hipertensión y la diabetes.

Sin embargo, con la pandemia, México agravó su situación en esta materia, pues es el país cuyos habitantes han ganado más peso desde que el virus SARS-CoV-2 llegó a territorio nacional y se implementaron varias medidas para mitigarlo, según un estudio.

El reporte “Actions & Interventions for weight loss” de Ipsos, líder mundial en investigación de mercado, reveló el promedio de peso que las personas han ganado por país durante la pandemia, donde México se ubicó en el primer lugar con un promedio de 8.5 kilos por habitante, le sigue Arabia Saudita con 8; Argentina con 7.9 y Perú con 7.7, mientras que el promedio mundial es de 6.1 kilos.

De ese modo, el estudio realizó una serie de preguntas relacionadas con los hábitos de alimentación y rutinas de 30 países distintos.

Para cambiar tal situación, respecto a México, el estudio señaló que entre los que dijeron que estaban intentando bajar de peso, solo el 50% está haciendo más ejercicio y solo el 31% está reduciendo la cantidad de comida que ingiere durante el día.

En tanto que el 68% de mexicanos indicó que están comiendo de manera más saludable, pero no están haciendo una dieta. No obstante, el 40% está evitando el consumo de bebidas azucaradas, mientras que solo el 5% ha dejado de tomar alcohol para bajar de peso.

Según el estudio de la empresa francesa, entre los mexicanos que están buscando bajar de peso, el 68% está reduciendo su consumo de azúcares, mientras que el 52% de aquellos que no están buscando bajar de peso también están reduciendo el consumo de azúcares.

Por otro lado, aquellos mexicanos que no están buscando bajar de peso están más interesados en dejar de comer comida procesada: 40%, que aquellos que sí están buscando disminuir su peso: 39%. Sin embargo, en el caso de las grasas saturadas, entre los mexicanos que están buscando bajar de peso, el 43% está reduciendo la ingesta de éstas mientras que el 40% de aquellos que no están buscando bajar de peso también están reduciendo la dicha ingesta.

Cabe recordar que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2018 (mucho antes de la pandemia) el 7% de los menores de cinco años presenta problemas de sobrepeso y obesidad, mientras que el 22% de esa población corre el riesgo de padecerlas.

En el rango de edad de 12 a 19 años, 21% de los hombres y 27% de las mujeres, también presentan sobrepeso.

El análisis mexicano reveló que 83 de cada 100 niños consume de manera cotidiana comida chatarra, lo cual amplía la posibilidad de padecer enfermedades crónico degenerativas que antes se consideraban exclusivas de los adultos: diabetes, hipertensión y cáncer.

En ese sentido, apenas el 11 de febrero el Senado mexicano aprobó una reforma legislativa para impulsar una alimentación más sana entre los estudiantes de todos los niveles, por lo que prohibieron la venta de comida chatarra en las afueras de los centros educativos.

El Pleno de la Cámara Alta votó por unanimidad, con 109 votos a favor, las modificaciones al artículo 75 de la Ley General de Educación, lo que también significó una histórica votación, pues por primera vez en la historia reformaron una ley en una sesión a distancia. Ahora, el dictamen pasó a la Cámara de Diputados, donde se espera que también se aprueben las modificaciones sin mayores inconvenientes en las próximas semanas.

Con información de Infobae

Por: Redacción2

Notas recientes

Facebook
Comentarios