Cruz Azul no es Guillermo Álvarez, va mucho más allá

De nueva cuenta, la ignorancia y la necedad han vuelto a generar incertidumbre en los aficionados de un equipo como el Cruz Azul, que ya de por sí vive en este estado por los problemas extrafutbol que atraviesa su presidente. La noticia del anuncio de la orden de aprehensión para Guillermo Álvarez volvió a sacudir a los seguidores de este club.

Ya hace unos meses, cuando inició la investigación de la Unidad de Inteligencia Financiera, se aclaró oportunamente que además de que dicho proceso es en contra de la persona y no del equipo, el conjunto cruzazulino no estaba en peligro de desafiliación. Después, Yon de Luisa, lo volvió a decir y aseguró que no tomarían ninguna determinación mientras que no concluya esta situación.

Sin embargo, volvieron a surgir las voces de quienes aseguran que el Cruz Azul puede desaparecer. Esto lo hacen para ganar atención o por una completa ignorancia en el tema. Cualquiera de las dos es terrible, ya que es una versión que no está apegada a la realidad, aunque quieran escudar sus patrañas con aquello de que en el futbol mexicano los reglamentos los hicieron para romperse. Ya de pedirles algo de lógica y sentido común, mejor ni hablamos.

Lo cierto es que hoy Guillermo Álvarez se desprenderá de lo que tenga que ver con el equipo de futbol para atender el proceso que enfrenta. Pero ese es problema de la persona, no de la institución, y eso es lo que debe quedar claro. En el caso de que se le impute algo, de manera oficial, ya vendrá la reacción de la FMF y la Liga MX para lo que tengan que determinar en un proceso de desafiliación en contra del propio Álvarez, no del equipo.

Así lo dicta el Capítulo V (en sus artículos 65 al 70) del reglamento de Afiliación, Nombre y Sede.

Ahora, pensar o querer ganar la nota de una posible desafiliación del Cruz Azul es una estupidez. De entrada por lo dicho del reglamento, pero después, ojalá apelaran a ese sentido común. El futbol mexicano no puede perder un activo como el Cruz Azul. Antes de eso, y con una posible desafiliación de su actual presidente, tendrían que sentarse con la gente de la Cooperativa, a la que realmente pertenece el equipo y trabajar en la manera en que seguirá para adelante esta institución.

Guillermo Álvarez no es el Cruz Azul y sus problemas, aunque sí tienen que ver con cuestiones del equipo por las investigaciones que apuntan a malos manejos en las contrataciones de jugadores, el equipo seguirá aunque este personaje ya no aparezca con la camiseta del club. El Cruz Azul va más allá de este hombre y de todos los demás que han pasado por sus canchas y oficinas.

¿Quién llegaría? La gente de la Cooperativa ya ha comenzado a juntarse para definir un posible futuro dependiendo la resolución de las autoridades, aunque para eso todavía puede pasar mucho tiempo y los nombres que hoy se manejen o se pongan en la mesa, pueden quedarse atrás con el tiempo. Lo cierto es que el Cruz Azul no desaparece, no será desafiliado y quien diga lo contrario simple y sencillamente miente.

Tomado de vanguardia

Con información de: Twitter: @gvlo2008

Por: Redacción2

Notas recientes

Facebook
Comentarios