Conmociona el Dr. Hermes Magaña con reflexión de la tragedia en Australia

El Dr. Hermes Eloy Magaña Núñez, Ortopedista de la Clínica Panamericana en Chihuahua, escribió un artículo  que ha conmocionado a compañeros y amigos cercanos por la reflexión que provoca respecto a la importancia de la vida.

Inspirado en la tragedia ocurrida en Australia con motivo de los incendios que han devastado a su paso el ecosistema,  Hermes Eloy Magaña Núñez, logra darle significado  a la importancia de  sensibilizar sobre estos lamentables hechos.

A continuación el escrito:

SOLO  SOY  UN  KOALA

          En  este  mundo maravilloso  que  nos  tocó  vivir, experimentamos sentimientos  y  emociones inimaginables,  que  nos  ayudan  a  descubrir  cuál  es  nuestra  misión  en  esta  tierra.

    Todos  los  seres  de  cualquier  reino (mineral,  vegetal  o  animal) poseemos  cualidades  muy  particulares  que  nos  hacen  ser  únicos  e  irrepetibles. Y  llegamos  predestinados  a  un  propósito  que  deje  huella  muy  profunda  en  el  espíritu  viviente.

     Yo,  sólo  soy  un  Koala,  un  marsupial  lento, habitante  de  Australia, vivo  en  promedio  12  años,  y  me  alimento  de  los  vegetales  que  me  brinda  la  naturaleza. 

     Dependo  en  gran  medida  de  mi  entorno,  y  los  arboles  me  brindan  la  oportunidad  de  vivir  cómodo y  se  adaptan  a  mi  increíble  paciencia  y  lentitud.

     No  entendía  cómo  un ser  como  yo pudiera  tener  un  propósito  en  la  vida. Pero  un  día  todo  cambio….

     Corría  el  año  2020  mes  de  Enero,  el  calor  era  muy  difícil  de  soportar,  las  temperaturas  se  fueron  elevando hasta  el  grado  de incendiar  nuestro  hogar,  los  pastos,  los  árboles,   las  casas  donde  habitan  los  humanos   que  hacían  esfuerzos  por  sofocar  el  fuego  arriesgando  su propia  vida.

         El  aire  comenzó  a  nublarse  por el  intenso  humo,  mis  hermanas  las  aves  volaban  sin  rumbo,  algunas  con  sus  plumas  quemadas;  mis  hermanos  canguros  corrían  desesperados con  sus  críos   que  por  ratos  se  quedaban  atrás  exhaustos  y  asustados  y  ahogándose  por  el  humo  en  el  ambiente.

     Recuerdo  ver  como  por  su  intenso  amor  de  madre  las  canguras  sólo  abrazaban  a  sus  críos  esperando  que  las  llamas  los  envolvieran  a  ambos, pero  no los  abandonaban.  Con  mis  rasgados  ojos  vi  el  terror  combinado  con  infinito  amor  por  los  de  su  especie,  muriendo  juntos. 

        Yo  estaba  solo,  muy  asustado,  veía  venir  el  fuego  y  apenas  podía respirar.  Sentí  que  no  alcanzaría  a  correr  para  ponerme  a  salvo; rápidamente  mi  hogar  fue  rodeado  por  las  llamas  y  sentí  como mi  peludo  cuerpo  se  quemaba  sintiendo  un  dolor  insoportable,  hice  lo  que  pude  por  tratar  de  salvar  mi  vida  por  instinto, corrí  entre  las  llamas a  mi  lento  paso,  y   mis  patas  estaban  sin carne  por  el  fuego. 

        Cuando  no  tenía  ninguna  posibilidad  de  vivir  y morir  quemado  con  el  peor  de  los  dolores,  un humano  corriendo  llego  hasta  mí,  arriesgando  su  propia  vida  y  esquivando  el  fuego  que  la  perseguía;  me  envolvió  en  una  manta  y  me  rescató  de  morir  calcinado;  vi  sus  ojos  llorosos  y  desesperados  por  el  panorama  a su  alrededor,  pero  mi  corazón  le  agradecía  lo  que  estaba  haciendo  por  mí.

        Me  llenó  de  agua para  sofocar  el  fuego  que  llegaba  hasta  mi  carne,  me  dio de  beber  ,  apago  el  fuego  de  mi  cuerpo  y  me  llevó  a  un  refugio  donde  amorosamente  me  cuidaron  durante  7  días,  donde  los  dolores  eran  terribles,  pero  el  amor  en  mi  corazón  y  la  gratitud   por  los  humanos  era  muy  fuerte.

      En  7  días  luche  entre  la  vida  y  la  muerte,  las  lesiones  eran  muy  extensas  y me sentía  muy  cansado.

 Después  de  7  días,  deje  de  sentir  dolor,   sentí  mi  lento  cuerpo  muy  ligero  y  me  pude  ver  flácido,  con  humanos  a  mi  alrededor  intentando  devolverme  a  la  vida;  pero  ya  era  mi  tiempo  de  partir,  y  volví  a  pensar…  y cuál  fue  mi propósito  ?

  Pero  desde  el  lugar  donde  he  llegado,  puedo  ver  y  sentir  cosas difíciles  de  explicar,  podía  ver  sentimientos  de  los  humanos uniéndose  al espíritu,  que  tocaban  las  fibras más  profundas de  su  alma,  creando  conciencia  de  lo  valiosa  que  es  la vida.  Como  si  un  despertar  de las  conciencias  se  diera  en  masa,  y  nuestro  dolor  y  nuestro  sufrimiento  fueron  los  detonantes  para  llegar  a  esos  lugares  inexplorados  del  alma  de  nuestros  hermanos  los  humanos.

       Quizás  por  mi lentitud  no  llegue  tan  rápido  a  la  vida  eterna,  sino  que  alcance  a  voltear  a  ver  el  dolor  terrenal  y  entendí  que  yo  era  ese  puente  para  conectar  la  tierra  con  el  espíritu.  Que  a  veces  tienen  que  pasar  cosas  para  retomar  nuestro  camino  y  recordarnos  nuestra  misión, y  fue  a  través  de  la  tragedia  que  descubrí  que  todas  las  especies  tenemos  como  propósito  encontrar  un  camino  seguro  a  la  vida  espiritual  en  la  tierra,  aun  siendo  sólo  un  Koala… 

Foto: Twitter

Por: Antonio Hernández

Encuesta

Comenta Amlo que el tema no debe ser nada más feminicidio, ¿debe ser parte de agenda nacional?

Notas recientes

Facebook
Comentarios