Cómo es "el último collar de los neandertales" que hallaron en España

Hace 40.000 años, en el Paleolítico, alguien concibió y creó un collar.

Restos de ese adorno, hecho con garras de águila, fueron hallados en una cueva en España y abren hoy una ventana a la vida de los neandertales.

Las garras fueron descubiertas en la cueva Foradada de Calafell en Tarragona, en el sur de Cataluña.

Se trata de la pieza de este tipo más moderna de los neandertales documentada hasta ahora, y es la primera hallada en la península ibérica.

Sería "el último collar elaborado por los neandertales", señaló en un comunicado Antonio Rodríguez Hidalgo, investigador del Instituto de Evolución Humana en África (IDEA) y del Seminario de Estudios e Investigaciones Prehistóricas (SERTP) de la Universidad de Barcelona.

"Los neandertales usaron garras de águila como elementos simbólicos probablemente como ornamentos de tipo colgante, desde el inicio del Paleolítico medio", explicó Rodríguez Hidalgo, autor principal del estudio que es portada de la revista Science Advances.

Huesos de águila

Las garras de águila son los elementos ornamentales más antiguos que se conocen en Europa, anteriores incluso a las primeras conchas de mar perforadas por los Homos sapiens sapiens en el norte de África.

La práctica de usar garras de águila como adorno se remonta a los neandertales y se extendió por el sur de Europa hace entre 120.000 y 40.000 años, de acuerdo a los investigadores.

En concreto, lo que se halló en la cueva Foradada son huesos de la pata izquierda de un águila imperial ibérica (Aquila adalberti) de más de 39.000 años de antigüedad.

Los huesos tienen marcas que indican que fueron manipulados no para consumirlos, sino con una finalidad simbólica: extraerles las garras y hacer colgantes con ellas.

Contacto con humanos modernos

Los científicos señalaron que el hallazgo pertenece a la llamada cultura chaterperrioniense, propia de los últimos neandertales que vivieron en Europa.

Ese período coincidió con el momento en que los neandertales entraron en contacto en Europa con otra especie originaria de África, los Homo sapiens sapiens.

Esa interacción habría tenido lugar durante el paso del Paleolítico medio al superior hace 40.000 años.

Juan Ignacio Morales, otro de los autores del estudio, plantea que el uso ornamental de garras de águila podría haberse transmitido de los neandertales a los humanos modernos, que adoptaron esa práctica luego de llegar a Europa.

Garras simbólicas

El descubrimiento en la cueva Foradada "refuerza la interpretación de las garras de águila como elementos simbólicos, lo que indica que los neandertales daban a las grandes aves rapaces connotaciones simbólicas en forma similar a las sociedades tradicionales actuales", afirman los investigadores en el estudio.

"El significado simbólico de las águilas majestuosas como grandes predadores podría extenderse a partes de su cuerpo, como las patas y las plumas".

¿Qué quisieron expresar los neandertales con sus collares de garras de águila?

No se sabe con certeza. Pero los investigadores creen que las águilas y otras aves rapaces, aunque tuvieran diferentes significados para distintas poblaciones neandertales, podrían haber generado interpretaciones compartidas por diferentes grupos.

El Informador

Por: Redacción2

Encuesta

Cae Genaro García Luna en EU por narcoterrorismo. ¿Cree usted que el caso llegue hasta involucrar al expresidente Felipe Calderón?

Notas recientes

Facebook
Comentarios