Se alista un nuevo Fibra E en Bolsa

Orión se prepara para colocar un Fibra E en la Bolsa Institucional de Valores (Biva), en medio de la mayor sequía de emisiones públicas en México.

Fibra Orión será un vehículo híbrido que monetizará proyectos tanto del sector energía como infraestructura.

Hasta el momento se desconoce el monto de los recursos que planea levantar, mientras que la fecha de emisión sería en septiembre de este año.

El Fideicomiso de Inversión en Energía e Infraestructura (Fibra E) pretende comprar activos maduros que están dentro del portafolio de los Certificados de Capital de Desarrollo (CKDs) que ya se encuentran a punto de ser desinvertidos.

Actualmente, tiene identificados cuatro vehículos que en los próximos meses estarían en posibilidades de vender los proyectos que están dentro de sus portafolios de inversión, los cuales generan flujos estables y predecibles, de acuerdo con el documento presentado a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

De estos cuatro CKDs, 47% de los activos son del sector de infraestructura de caminos, carreteras y puentes; otro 23% pertenece al rubro de infraestructura hidráulica.

Dentro del mercado de CKDs, hay al menos 28 administradores dedicados al sector de infraestructura y energía, entre ellos, los cuatro mencionados ya están listos para llevar a cabo desinversiones, que en conjunto representan un valor estimado de 20,000 millones de pesos.

Hacia los siguientes tres o cinco años, se abrirán más oportunidades para comprar los proyectos en los que invirtieron las afores vía CKDs, los cuales se estima que suman alrededor de 40,000 millones de pesos, mismos que tienen posibilidades de ser colocados en el mercado bursátil a través de un Fibra E.

De éstos, 51% está dentro del sector de generación de energía eléctrica, seguido de 19% en tratamiento, mezclado, procesamiento y transporte de gas natural.

Diversificación

Fibra Orión detalla en el documento que los activos que pretende adquirir deben estar operando, generando efectivo estable y predecible, tales como carreteras, infraestructura hidráulica, centros penitenciarios, generación de energías limpias, instalaciones portuarias, telecomunicaciones, así como en sistemas de almacenamiento, transporte de petrolíferos y gas.

Además de los proyectos que el Fibra E quiere adquirir, que forman parte del portafolio de inversión de las afores a través de CKDs, también tiene en el foco las inversiones privadas vinculadas al gobierno federal mediante contratos, concesiones o bajo esquemas de prestación de servicios.

El equipo promotor del Fibra Orión ha trabajo en diferentes entidades de gobierno, contando a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Petróleos Mexicanos, Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos, así como el sector privado.

Algunos nombres clave son Rodolfo Campos, quien encabezará la dirección general; Rodolfo Figueroa ocupará la dirección de Planeación y Análisis Financiero, así como Felipe Alamilla Ramos, que tendrá a su cargo la dirección de Operaciones.

Hay oportunidades

De acuerdo con el administrador del Fideicomiso de Energía e Infraestructura, el mercado potencial de proyectos implementados bajo esquemas de Asociación Público-Privada es de al menos 58 proyectos a nivel federal, 24 a nivel estatal, y 20 nuevos proyectos con viabilidad de desarrollarse cada año.

Con la solicitud de Fibra E de Orión y el de Fibra Infraestructura México (FibraMX) son dos las solicitudes que se han hecho públicas que buscan listarse en Biva.

Desde hace un año no se registraba la colocación de un Fibra E. La constructora y concesionaria de infraestructura Prodemex hizo su listado en la Bolsa Mexicana de Valores en junio del 2018.

Sin embargo, tras la cancelación de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, el mercado de Fibra E de México se redujo a tres emisiones a cargo de la concesionaria de carreteras Promotora y Operadora de Infraestructura que inauguró el mercado en el 2016. Llegó después CFECapital, filial de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y finalmente Prodemex.

En conjunto, obtuvieron financiamiento por casi 34,360 millones de pesos.

El Fibra E es un instrumento que surgió para atraer inversión a los sectores de infraestructura y energía en México, aunque inicialmente la apuesta era impulsar principalmente al ramo energético. La CFE es el único emisor de este segmento.

Por otra parte, el mercado de fideicomisos de inversión en bienes raíces (fibras inmobiliarios) está conformado por 15 emisoras que han obtenido financiamiento por 3,200 millones de dólares mediante ofertas públicas. El año pasado debutaron tres nuevos fibras: Educa, Upsite y Storage.

 

Judith Santiago | El Economista

Por: Redacción

Encuesta

¿Aprueba usted que en nuestro país se tomen decisiones trascendentes sobre proyectos públicos "a mano alzada"?

Notas recientes

Facebook
Comentarios